La lucha por los 450.000 followers de Democracia Real Ya!

facebookdryDemocracia Real Ya! tiene 456.720 seguidores en Facebook. Son más que la suma de todos los seguidores que tienen PP, PSOE, IU, UPyD y eQuo juntos. Y si a eso le sumamos más de 150.000 en Twitter nos encontramos con unas poderosísimas herramientas de comunicación política sin precedentes en nuestro país, que han acabado desatando una lucha interna por el control de las mismas en esta plataforma, hoy constituida asociación.

Así lo explicó Pablo Gallego, portavoz de Democracia Real Ya! (DRY), en el último encuentro-coloquio organizado por el Foro de Comunicación Política (Forocompol), donde hizo un repaso por la historia de esta plataforma, que consiguió movilizar a más de 400.000 personas en Madrid durante la manifestación del pasado 15 de octubre.

Y es que la historia de esta plataforma nació y se organizó a través de redes sociales, tal como explicaron algunos de sus integrantes en Forocompol. El rápido apoyo que consiguió el manifiesto inicial (un 78 % de la población española según estudios de Demoscopia) hizo que el movimiento ganase un gran número de seguidores en las redes sociales, antes incluso que que se llegase ni siquiera a plantear una acampada en la Puerta del Sol.

De hecho, el portavoz de DRY aseguró que esta organización no organizó la acampada, sino que surgió de forma espontánea y la plataforma únicamente respetó la libertad de elegir. A partir de ahí, explicó Gallego, se empezaron a unir muchos grupos a la protesta y los medios de comunicación comenzaron a hablar del 15-M para agrupar a todas las corrientes.

La acampada se disolvió en torno a un mes después y los simpatizantes del movimiento empezaron a organizar asambleas por barrios, consiguiendo unos meses después lo que hasta la fecha ha sido su momento más álgido a nivel de movilización: la manifestación del 15 de octubre de 2011, que reunió cerca de 400.000 personas en Madrid (la del 15 de mayo había congregado a 150.000).

A partir de ahí, explican en DRY, “mueren de éxito”. Empiezan a surgir desacuerdos y la lucha por el control de la plataforma empieza a ser más evidente. Aunque se decide en votación que no se ocupe el Hotel Madrid, un grupo de personas decide hacerlo por su cuenta, lo que llega a provocar “hasta peleas físicas dentro del hotel por el territorio”.

Según miembros de DRY, esto provocó que la gente asociase el movimiento okupa con Democracia Real Ya!, cuando “son completamente diferentes” y además la plataforma “no apoyaba la ocupación”. “A partir de ahí empieza a bajar el apoyo de la sociedad”, concluyen.

Lucha por Facebook, Twitter y el dominio web

A partir de ese momento, las escisiones internas se suceden y en la segunda asamblea estatal empiezan a surgir tensiones. Según miembros de DRY, “surgían actas de cosas que no se votaban” y se aprobó un Metaplan “que no enseñaron”. A su juicio, esto supuso la entrega de un “cheque en blanco” a los promotores de la iniciativa, el nodo de Barcelona.

En este Metaplan se decide dejar de usar Facebook como red de trabajo interno y sustituirlo por la red social N-1, al considerar algunas personas que “Facebook era del sistema”. En opinión de DRY, el uso de esta red social desvirtuaba las votaciones, ya que dejaban de ser secretas al tener información sobre las mismas la persona que gestionaba N-1. Además, denunciaron, "daban acceso a la herramienta de forma aleatoria y permitían votar hasta 200 veces a una sola persona". 

Es entonces, cuando se desata la lucha por el control de los medios sociales, ya que las personas que controlaban N-1 tenían en su poder también el dominio de la web y Twitter. La cuenta de Facebook se gestionaba entre ocho administradores en igualdad de condiciones, así que cualquiera de ellos podía eliminar al resto de administradores y hacerse con el control de la herramienta más poderosa.

Se propone entonces una Asamblea Presencial en la que Democracia Real Ya! plantea principalmente dos cosas: constituirse como asociación y recuperar el control de las redes sociales que había perdido. Para ello, uno de los administradores de Facebook elimina los privilegios de los otros siete y vuelve a distribuirlos entre simpatizantes de la plataforma.

Una vez constituida como Asociación, DRY tiene derecho a reclamar su dominio, y pedirle a la empresa Twitter que, o bien la facilite unas contraseñas para recuperar su cuenta o bien inhabilite la actual por uso indebido de la marca.

El objetivo de estas acciones es, según miembros de DRY, recuperar el control sobre las redes sociales (450.000 seguidores en Facebook, 150.000 en Twitter) y distanciarse de una imagen okupa o asociada a la violencia, que, subrayaron, “es lo único que rotundamente condenamos”.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Encuentros