El bipartidismo pierde poder en Europa

El bipartidismo pierde poder en Europa

eleccioneseuropeas2014El bipartidismo ha reducido su cuota de poder en toda Europa, que se sitúa ahora en un 61 % si analizamos los resultados de Alemania, Italia, Francia, Reino Unido, España y Portugal. Así, según un estudio elaborado por Forocompol que recoge los datos en estos seis países, los dos principales partidos de cada uno de estos países han acaparado un total de 242 escaños de 391 posibles, un 61 % del total.

Las recientes Elecciones Europeas han supuesto una entrada significativa de nuevas fuerzas políticas y el aumento de poder de algunas de las que ya estaban presentes, en detrimento de las tradicionales fuerzas populares y socialdemócratas.

El país donde más patente se ha hecho esta tendencia es en España, donde las dos principales fuerzas políticas sólo suman el 55 % de los escaños. Muy relevante es, además, el caso de Francia, donde el Frente Nacional de Marine Le Pen se ha convertido en la fuerza más votada. Así, entre los dos partidos más votados acaparan el 59,45 % de los votos, aunque si excluyésemos esta irrupción y sumásemos los votos de conservadores y socialistas, el porcentaje sería aún menor, convirtiéndose en el más bajo de los países analizados en el estudio, con un 44,5 % de los votos.

Otro tanto ha pasado en Reino Unido, donde el UKIP ha sido la fuerza más votada. Se trata de la primera vez desde el año 1906, en que una formación rompe la hegemonía de conservadores y laboristas. Entre el UKIP de Nigel Farage y el partido laborista ocupan el 60,27 % de los escaños; pero el varapalo al bipartidismo tradicional es aún mayor. Laboristas y conservadores sólo obtuvieron el 53,42 % de los eurodiputados.

El informe realizado por Forocompol revela que en Alemania e Italia el protagonismo de los dos partidos mayoritarios se sitúa, respectivamente, en el 63,54 % y en 65,75 %, mientras que en Portugal ocupan el 71,42 % de los escaños.

Para Jorge Gutiérrez, responsable de Estudios en Forocompol, estos resultados suponen “un toque de atención sin precedentes, aunque la abstención haya sido alta. Europa ha gritado con fuerza algo así como ‘No nos gusta esta manera de hacer política y tampoco nos reconocemos en esta Europa’.

Partidos